LA ENERGÍA

publicado a la‎(s)‎ 15 oct. 2009 1:24 por Santera Tanaïs   [ actualizado el 6 ago. 2011 9:57 ]

 Si admitimos que la energía existe y que se transforma pero no se destruye, puesto que es una ley, ¿por qué no vamos a poder hacer que esa energía, de una situación o de una persona que nos es negativa,
se haga positiva?

Soy consciente de que parece fácil decir lo que estoy diciendo y que estaréis pensando que hacerlo no es igual de fácil, voy a explicarlo aquí a mi manera porque esto es lo que hago todo los días.
De hecho, a todos nos ha pasado, que cuando hemos ido a un lugar donde hay gente triste o apenada, en poco tiempo nosotros nos hemos sentido así, o al menos con malestar, esto es debido a que la energía que había en este lugar era negativa, y nuestra energía al ponerse en contacto también se negativiza y nos hace estar mal o incómodos.

energia

Aunque, como ya he señalado, no siempre es fácil ni efectivo, ya que manipular una energía depende de muchas cosas que no siempre podemos conocer o dirigir por mucho que nos esforcemos, probablemente, por la falta de experiencia, quizás por la falta de concentración en el objetivo, o simplemente por la falta de insistencia… también es importantísima la potencialidad de la persona que hace el ritual y la energía de la persona a la que se lo vamos a hacer o a quien va dirigida, ya que no todos somos iguales y cada cual posee una energía distinta, y de esto a veces depende los efectos de un ritual, ya que a veces ese ritual que estamos haciendo no está suficientemente bien dirigido o no tenemos la suficiente fuerza para hacer que dirija esa energía hacia nuestro objetivo. Esto no quiere decir nada, solamente que hay que seguir intentándolo, lo que no deben hacer es abandonar este camino que inician porque no les salga todo lo bien que desean en un primer o segundo intento, pues estoy segura de que con perseverancia conseguirán grandes logros, y la experiencia y la persistencia les harán llegar hacia su objetivo.

Lo primero que deben tener claro es que el alma existe, que el universo está compuesto por energía y que esta energía se puede transformar, que existe otro tipo de vida en otros planos distintos a esta física que vivimos, por supuesto entre los espíritus también hay una buena y una mala sociedad, espíritus superiores que nos pueden ayudar, cuyo fin es la bondad, y espíritus “malos” que nos pueden atormentar y engañar.

Es muy importante su creencia en esto pues son principios básicos de la magia y en esto se apoya; no tendría lógica que alguien pretenda hacer un ritual si no cree en la existencia de nada más, pues si fuera algo solamente físico, el hecho de que una vela se quemara o pronunciáramos unas palabras no tendría porqué tener ningún efecto, ya que no intervendría ninguna fuerza, y si no interviene ninguna fuerza ni se mueve ninguna energía, difícilmente vamos a conseguir nuestro propósito. Es como si nos ponemos a hacer un plato de cocina, ponemos todo lo que necesitamos en la olla, pero no encendemos el fuego, que en este caso es la activación de la energía; evidentemente la comida no se cocería y nuestra receta no terminaría en un sabroso guiso. Cuando hacemos magia estamos poniéndonos en contacto con nosotros mismos, con nuestro interior y también nos ponemos en contacto con la naturaleza, con las entidades que existen en ella, que aunque no las veamos están ahí, de hecho tampoco vemos el amor, ¿y quién no lo ha sentido? Sentiremos fluir esa energía, y una vez que este sentimiento esté en nosotros procederemos a hacer el ritual, esto es lo que os quiero enseñar.

Editado por “Rituals, un camino a la iniciación”

Comments